17

nuevos articulos

Jueves, 7 Abril 2016
Publicado por

MARIANO VIVANCO: VOLVER A LA ESENCIA

A sus 40 años, el fotógrafo peruano ya ha marcado un estilo propio dentro de la industria, creando imágenes para Lady Gaga, Katy Perry y campañas para Dolce & Gabbana. Ahora lanza su nuevo libro: ?Portraits, Nudes and Flowers?.

Por Gloria Ziegler 

Las fotografías de Mariano Vivanco son un culto al cuerpo. Sus imágenes remiten a dioses griegos y a fotogramas de una película siciliana. Todas ?sin excepción? encierran una sensualidad punzante, sin más artificios que el juego de la sombra y la luz. En un espacio que produce hasta el exceso, él logra construir tomas que cuentan una historia por sí mismas.

?Solo vuelvo a los principios clásicos. Ni más ni menos?, dice el fotógrafo una tarde de enero en el hotel de Barranco donde se hospeda durante su visita a Lima.

Aunque es uno de los fotógrafos más jóvenes de la industria, Vivanco ha creado las imágenes más recordadas de Dolce & Gabbana y ha retratado a los actores, las modelos y las celebrities más esenciales de las últimas dos décadas, desde Emma Watson hasta Rihanna y Lionel Messi, por mencionar solo a algunos. No para de idear portadas para las principales revistas de moda, y su trabajo llama la atención de directores de arte como Nicola Formichetti, un creativo reconocido por su trabajo editorial, pero también junto a Lady Gaga.

Hace solo unos meses, una selección de obras de Vivanco se presentó en la exposición ?Vogue: Like a Painting? del Museo Thyssen-Bornemisza junto a las piezas de Irving Penn, Peter Lindbergh, Cecil Beaton, Horst P. Horst y Mert & Marcus, entre otros maestros de la fotografía. Pero ahora, mientras visita a su familia en Lima, Vivanco solo habla de ?Portraits, Nudes and Flowers?, su nuevo libro.

Cuando Mariano Vivanco dice que la fotografía es su aire, lo hace con tal convicción que a uno no le queda más alternativa que creerle.

El único hijo varón del matrimonio de Henry William Vivanco ?un científico que consiguió hacer la primera clonación de una ternera? y María Elena Cuéllar ?una ama de casa aficionada a las películas de Sophia Loren? nació en Lima, pero creció entre Los Ángeles, Utah y Palmerston North, en Nueva Zelanda. A los 5 años, ya era fanático del neorrealismo y de la edad de oro del cine italiano y, poco después, se obsesionaría con los musicales de los MGM Studios, pero no realizó un solo curso de arte en el colegio hasta la adolescencia.

?Siempre sospeché que se iba a dedicar a algo artístico, pero dentro de mí quería que mi hijo siguiera mis pasos de científico y tecnólogo?, cuenta por correo electrónico William Vivanco, el zootécnico que por estos días trabaja en un proyecto en la ciudad neozelandesa de Auckland.

Si hasta entonces había logrado persuadirlo sin mayores problemas, la historia cambió cuando Mariano cursaba el quinto año de estudios secundarios en Australia y debía escoger entre una orientación en artes o ciencias. ?Tuvimos una bronca, pero jamás hubiera podido exigirle hacer algo que no quería hacer?, recuerda su padre.

Entonces empezaría a experimentar compulsivamente con diferentes disciplinas, hasta descubrir la fotografía de la mano de un amigo del colegio. ?Me acuerdo que hizo una escultura moderna que no entendí en lo absoluto, pero le dieron un premio en el colegio. Y, cuando me dijo que se quería dedicar a la fotografía, ya me lo imaginaba yo en la plaza de algún pueblito, con su caballito de madera tomando fotos a los chiquitos?, cuenta su padre que, aunque con reparos, no dudó en comprar la cámara con la que Mariano, poco después, tomaría sus primeras fotos.

?Era el juguete más lindo que había visto en mi vida? ?dice el fotógrafo?. ?Todavía lo es. Solo que ahora se ha convertido en una extensión de mis ojos?.

Los siguientes fueron meses de fotografías compulsivas para crear su primer portafolio. Una selección de trabajos ?todavía tímidos? que definiría su postulación a la carrera de Fotografía del Real Melbourne Institute of Technology (RMIT) de Australia. Pero, cuando llegó, le dijeron que no estaba listo, y entonces empezó un recorrido ?el primero de muchos? por distintos centros de estudios. La respuesta era siempre la misma: ?No, too late?; ?sorry?; ?not good?; ?chau? ?cuenta entre risas?. ?Pero algo me decía que tenía que seguir?.

Así llegaría a una pequeña escuela, a una hora en tren desde el suburbio australiano de Malvern, donde aprendería todo aquello que ahora se ha convertido en la esencia de sus imágenes. Y, un año después, el reconocido RMIT reconsideraba su admisión. Pero Vivanco no tardó en descubrir que su aprendizaje se había estancado, y regresó a Nueva Zelanda ?donde entonces vivían sus padres con sus hermanas Emily y Paloma? con la intención de asistir a algún fotógrafo de moda.

Las cosas allí tampoco fueron fáciles y, luego de una seguidilla de negativas, Vivanco entendió que debía empezar solo. Al inicio fueron portafolios para agencias de modelos locales, algunas editoriales y cuanto trabajo le proponían. Pero, dos años más tarde, ya se había establecido como uno de los fotógrafos de moda más solicitados de Nueva Zelanda y en el 2000, tomó la decisión de mudarse a Londres, la ciudad donde todo cambiaría, esa donde Mariano Vivanco se convertiría en este fotógrafo de mirada cinematográfica que ahora visita Lima.

?¿Qué recuerdos tienes de aquellos primeros años?

?Fueron difíciles, porque nadie me quiso ayudar y casi nada ligaba. Y justo cuando estaba casi al fin de mi dinero y de mi entusiasmo, conocí a Tandy Anderson, la dueña de la agencia Select Model Management, que vio mi portafolio. Al día siguiente los mejores modelos del mundo venían a mi departamento para que les tomara fotos. Fue como sacarme la lotería.

?Dolce & Gabbana también han sido un hito en tu trabajo.

?Sí, ellos me han ayudado muchísimo. Empecé haciendo fotos para los lookbooks. Eran cosas pequeñas, pero las hacía con chispa: fotos en blanco y negro, chicas bailando, propuestas más elaboradas. Entonces me empezaron a encargar los primeros catálogos y, en 2008, me propusieron hacer el primer libro ??Ninety Five Chapel Market?? porque a Domenico le gustaba cómo retrataba a los hombres. La verdad, hoy somos grandes amigos.

?Ahora, justamente, lanzas un nuevo libro de fotografía. ¿Qué nos puedes contar?

??Portraits, Nudes and Flowers by Mariano Vivanco? es un proyecto que recopila mis últimos diez años de trabajo retratando a celebrities, así como mis desnudos, pero también la fotografía de flores, que es algo que hice cuando era un estudiante. Al cumplir 40 años, estoy en una etapa de mi vida donde me siento seguro, donde quiero tranquilidad. Y las flores significan eso para mí.

?¿Incluirá fotos realizadas en el Perú?

?Sí, hasta ahora solo he realizado una editorial de moda aquí. Hasta hace cinco años, no había regresado, porque mi familia tampoco estaba aquí. Pero en 2014 hicimos una producción en Cusco con Catherine McNeil, y con Lucero Boza como productora, que forma parte del libro.

?¿Cómo es tu relación con Perú?

?Después de tantos años fuera, me estoy reconectando. Londres es mi base y no me quiero mover, pero me encanta venir al Perú de vacaciones para estar con la familia y, también, para trabajar. Me gustaría hacerlo más seguido.

?Te casaste con Junietsy De Marcos hace poco más de un año. ¿Cómo imaginas tu futuro en el aspecto más personal?

?Sí, en septiembre cumplimos un año de casados, aunque estamos juntos desde hace cuatro. Él es una de las mejores cosas que me ha pasado en la vida. Encontrar una persona que te entiende y te ama es algo enorme.

Leer articulo completo