17

nuevos articulos

viernes, 8 abril 2016
Publicado por

EL MUNDO DI MONDO

A estas alturas, la historia de Di Mondo es bien conocida. Nació y vivió en Texas, Estados Unidos, hasta los ocho años; luego regresó a Chile y junto a su familia se instaló en el pueblo de La Cruz ?donde ahora es hijo ilustre?, y finalmente, hace una década, se radicó en Nueva York, donde vive con su pareja, el famoso sombrerero de la sociedad americana Eric Javits, miembro de una distinguida familia de políticos y empresarios de esa ciudad. En el camino abandonó su nombre original, que prefiere no mencionar, y se lo cambió legalmente a Di Mondo, ?del mundo?, adoptando una nueva y colorida personalidad y un extraordinario look, mezcla de dandy romántico y alien futurista, que llama siempre la atención y que lo catapultó a la primera página de la sección de estilo de The New York Times bajo el título de ?el hombre más fotografiado de Nueva York?.

5N6A3342

Como tantas cosas en su vida, esta nueva etapa comenzó con una epifanía. ?Fue una noche a comienzos de 2013, cuando ya había vivido en Nueva York por seis años y había viajado por medio mundo. Le comenté a Eric que me iba a tomar mucho más en serio mi forma de vestir. Con 29 años de edad, había llegado a un punto en mi vida en que tenía muchísima claridad sobre mí mismo. Me sentía más conectado con mi esencia y mi propósito, fue como que si todos los puntos en mi vida se hubieran alineado?, cuenta. ?Quería experimentar con tenidas mucho más avant-garde. Lo clásico me aburría, quería abordar las orillas del riesgo sin miedo a vestirme como me gusta, con honestidad, pero a la vez manteniendo un sentido de elegancia. Esa noche, Eric me dio mis alas?.

Desde entonces enfrenta la elección de su guardarropa como una carrera, un proyecto artístico y de expresión personal. ?Mi acceso emocional me permitió no sentir inseguridad frente al qué dirán y, con coraje, asistir a eventos con tenidas que solo se ven en pasarelas, pero con mi propio sello. Al ir refinando mi estilo, cada look comenzó a tomar su propia vida, provocando, comunicando algún tipo de mensaje al espectador?.

0250F

Parte de esa provocación viene de su decisión de usar a menudo ropa de mujer, aunque rechaza la idea de que lo suyo sea ?cross dressing?. ?Me fui dando cuenta de que se estaba generando un balance en la sociedad y que la diferencia entre los géneros era cada vez más estrecha. Los diseñadores de colecciones masculinas comenzaron a aventurarse con materiales y cortes, incorporando técnicas usadas en las prendas de mujer?, explica. ?Cuando me estaba preparando para la gala del Council of Fashion Designers of America (CFDA) en 2014, me pregunté: ?Si una mujer puede usar velo, ¿por qué no un hombre???.

Su imagen en un velo cubierto de cristales Swarovski causó enorme curiosidad e interés en esa fiesta, considerada algo así como los Oscar de la moda en Estados Unidos. ?Fue la primera vez que diseñadores, actores y cantantes se me acercaron para preguntarme si podían tomarse una foto conmigo. Y fue ahí también donde una periodista de The New York Times se dio cuenta de lo que estaba sucediendo y preguntó, ¿quién es él? Dos meses después aparecí en la portada de la sección de modas de ese diario. No lo podía creer... estaba entre en shock y eufórico. Vivo mi vida sin expectativas, y es tan bello cuando uno siembra su trabajo y el universo se encarga de producir la cosecha?.

Para Eric, su pareja, el artículo fue también una gran sorpresa. ?No es que sea cínico?, dice, ?pero sé cómo funciona este juego. La mayoría de lo que uno ve y lee tiene que ver con el pago que se hace a una poderosa empresa de relaciones públicas y el trabajo de promoción que ellos hacen. Di Mondo no tiene un relacionador público ni mayores contactos, y nadie le debe nada a él o a mí. No hay nada de eso. Por lo mismo, la forma en que se viste es su propio mérito. La gente prestó atención, vio lo creativo que es, vieron las cuidadosas decisiones que toma con su look, y se sintieron sorprendidos e inspirados. No es fácil crear una impresión en Nueva York, porque aquí la gente siente que lo ha visto todo, especialmente la elite. También piensan que son superiores al resto solo por el hecho de que viven en Nueva York. Así que impresionarlos, como hizo Di Mondo, es una hazaña?.

5N6A2070

Para ser francos, sería difícil no desviar la mirada a Di Mondo en cualquier evento o aparición. Algunas de sus últimas tenidas incluyeron una túnica de cashmere de Giambattista Valli cubierta en pedrerías para asistir a una feria de autos en Manhattan; un negligé transparente, medias negras y sombrero vaquero para un ?pijama party? en la tienda de Dolce & Gabbana, y una chaqueta pop-op de Tom Ford que él mismo cubrió con cristales para la fiesta de Elton John durante los recientes Oscar. ?Aunque no lo parezca, no me visto para llamar la atención, sino porque me encanta jugar con la moda. Me hace feliz alegrar e inspirar a otros?, dice.

Si esa es su meta, quedó más que cumplida durante su reciente visita a Chile, cuando su aparición en el Festival de Viña y en varios programas de televisión lo convirtieron en un ídolo instantáneo. ?Fue muy impactante ver el aprecio y el cariño de la gente, que para mí son el néctar de lo que hago?, explica.

Desde La Cruz, sus padres, Hugo Huerta y Regina Cordero, aseguran que el Di Mondo que vio Chile durante el verano es el mismo que ellos han conocido desde siempre. ?Como padres hemos visto crecer a este personaje como hijo y como artista desde muy pequeño. Como ser humano es extraordinario, como hijo es único, ¡y como artista es genial! La impresión de todos los conocidos que lo vieron en su última visita a Chile es que conserva su humildad, es igual al niño que siempre vimos. El cariño de la gente es por su manera de ser y por lo que representa. En agosto del año pasado fue declarado hijo ilustre de la comuna de La Cruz, y eso nos llena de orgullo. Pero para nosotros lo más importante es que sea feliz y cumpla con todos sus proyectos junto a Eric, que también es una persona extraordinaria?.

DimondoCon capa y globo

Di Mondo piensa que ha sido ?bendecido con amor? en su vida. ?Mis padres me criaron con mucho amor; mi relación con la naturaleza me brindó el amor de la madre tierra; el amor me trajo a Nueva York; y aprendí que el amor a sí mismo es primordial. En 2010 me di cuenta de que la temática central en mi vida era el amor, y fue como que si se me hubiese iluminado la ampolleta. Me encontré dentro de mi mismo y me pregunté, ¿cómo contribuiré a este mundo??.

Así llegó a la conclusión de que su tarea sería promover la individualidad y la libertad. ?Busco que cada persona se acepte y se permita el derecho a vivir su propia vida, que siga sus propios sueños. Nadie es más ni menos, y creo que al final todos buscamos lo mismo: la felicidad?.

5N6A4224

Leer articulo completo